Casa Vieja 2 / Corregir / Faltas ortografía

está usted en: inicio --> listado de fichas -->fichas corregir--->casa vieja 2ª parte

Texto para imprimir y corregir las faltas ortográficas que contiene. 
El ejercicio se basa en la lectura, comprensión y la observación para corregir los errores ortográficos. 
Lo pueden hacer en grupo o individualmente; en caso de hacerlo en grupo se harán tantas copias como niños haya en el grupo, primero leerán el cuento y luego corregirán pudiendo, al final, intercambiar opiniones sobre la lectura.

corregir faltas
corregir faltas
corregir faltas
corregir faltas
corregir faltas
corregir faltas


La casa vieja 2ª parte
Hans Christian Andersen
 
..... -Pues no tendrás más remedio -dijo el chiquillo.
Volvió el anciano con cara risueña y con riquísimas confituras, manzanas y nueces, y el pequeño ya no se acordó más del soldado.
Regresó a su casa contento y feliz; transcurrieron días y semanas; entre él y la vieja casa se cruzaron no pocas señas de simpatía, y un buen día el chiquillo repitió la visita.
Los trompeteros de talla tocaron: «¡Taratatrá! ¡Ahí llega el pequeño! ¡Taratatrá!»; entrechocaron los sables y las armaduras de los retratos de los viejos cavalleros, crujieron las sedas, «habló» el cuero de cerdo, y los antiguos sillones que sufrían de gota en la espalda soltaron su ¡ay! Todo ocurrió exactamente igual que la primera bez, pues allí todos los días eran iguales, y las  oras no lo eran menos.
-¡No puedo resistirlo! -exclamó el soldado-. He llorado lágrimas de plomo. ¡Qué tristeza la de esta casa! Prefiero que me envíes a la guerra, aunque haya de perder brazos y piernas. Siquiera allí hay variación. ¡No lo resisto más! Ahora ya sé lo que es recibir la visita de sus viejos pensamientos, con todos los recuerdos que traen consigo. Los míos me han visitado también, y, créeme, a la larga no te dan ningún placer; he estado a punto de saltar de la cómoda. Los veía a todos allá enfrente, en casa, tan claramente como si estuviesen aquí; volvía a ser un domingo por la mañana, ya sabes lo que quiero decir. Todos los niños colocados delante de la mesa, cantaban su canción, la de todas las mañanas, con las manitas juntas. Sus padres estaban también con aire serio y solemne, y entonces se habrió la puerta y trajeron a su hermanita María, que no ha cumplido aún los dos años y siempre se pone a bailar cuando oye música, de cualquier especie que sea....   
últimas actividades en inicio

Caligrafía: Fábula el martín pescador 

CaligrafíaFábula El asno juguetón 

Caligrafía: Fábula La viuda y su oveja

CaligrafíaFábula La zorra, el oso y el león