Equilibramos el 'Descansar y el Trabajar'? (parte 2)

el  Descansar y el Trabajar


A las personas que un pequeño cambio o acontecimiento como un examen, cambia sus hábitos e impide su descanso, le diremos por propia experiencia que, aunque sabemos no es fácil cambiar el 

relativizar

sentimiento   de preocupación, debemos esforzarnos en minimizar y no engrandecer; darle a cada situación su importancia justa y relativa no exagerándola pues no hay nada en este mundo que sea absoluto, tenemos que ir aprendiendo a relativizar sobre todo las nimiedades.

Qué considero una nimiedad, puede preguntarse alguien. Claro, no todos damos el mismo valor a las mismas cosas, situaciones…

Sin embargo, hay realidades o circunstancias que, deberían ser pequeñeces para cualquiera. Mientras otras, damos por hecho que nadie puede considerarlas una menudencia. 


Se trata entonces, de controlar las condiciones superficiales, para que no logren alterarnos el equilibrio de vida; ahora bien, es cada uno quien debe puntuar las situaciones, las fases, los estados, las circunstancias y darles un lugar relevante en su

 energía corporal y en su vigor mental o desplazar a un segundo plano de importancia el acontecimiento, con lo cual, dependiendo de ese lugar dado, la situación a vivir alterará o no su rutina de vida.


Es importante entrenarnos poco a poco en darle a cada cosa una categoría, un valor… no debemos tensionarnos, preocuparnos, estresarnos… igual, al mismo nivel por todo lo que nos acontezca en la vida sea esto positivo o negativo pues, la estabilidad (de) descanso y trabajo lo desequilibran igualmente situaciones positivas como negativas… 

Está claro que debemos intentar que las cosas tanto bonitas y positivas como las contrarias nos afecten en estado de día y el estado de noche lo podamos disfrutar para descansar.

A ver, cuando jugamos a las damas o hacemos un crucigrama, tensionamos nuestro cuerpo y ‘agitamos’ nuestra mente en posición satisfactoria y sin embargo, no dejamos de estar en tensión, a veces, muy alta…. Mas no nos quitará el sueño ni el placer del descanso… 

Esto se debe al nivel de importancia que le hemos dado subconscientemente;  normalmente le sucede a casi todo el mundo, nadie pierde el sueño por un crucigrama o una partida de damas.

 Ahora vamos a ver qué contestáis cuando se trate de un viaje o un partido de futbol… 

Ahí lo dejo para vuestra reflexión y la mía.

Dibujar Colores

                                               volver parte 1

inicio