Rosendo era un conejo

Rosendo era un conejo

En la primavera del año 2012, la coneja Rosalía, tuvo doce preciosas crías. Unas blancas, otras medio gris y Rosendo, de color marrón intenso casi negro.


A todos sus hijos e hijas, Rosalía les enseñaba lo que necesitaban saber de la vida. Los peligros a los que podían enfrentarse algún día, qué alimentos podían o no comer, los lugares de protección cuando estuvieran en peligro...

 

Escuchaban atentamente pues eran conscientes de la importancia de los temas tratados. Rosalía ponía especial hincapié en explicarle a sus hijitos lo peligroso que era el lobo, enemigo de los conejos muy fuerte y astuto que, por otro lado, lamentaba fuera enemigo pues, en el fondo, Rosalía admiraba a los lobos. Su fuerza, valentía y jerarquía.


Les comentaba a sus retoños: así está hecho el mundo, para mantener un equilibrio tiene que haber de todo, altos, bajos, fuertes, débiles...

 

El lobo es nuestro enemigo, mas no por ello debemos quitarle su valía en la escala de cualidades que posee; aunque siempre pondremos mucho cuidado para que no nos vea ni sepa donde están nuestras guaridas.

 

Rosendo escuchaba e imaginaba como sería de haber nacido lobo en lugar de conejo....

 

Empezaba a renunciar de su naturaleza y a desear otro estatus...

 

Si fuera lobo tendría poder, no tendría enemigos en la zona, estaría despreocupado por guardarse las espaldas o salir corriendo... imaginaba, imaginaba... tanto deseó ser lobo que en su mente hubo un fallo de personalidad y, Rosendo a partir de ahí, creyó ser un lobo. Un lobo con todos los defectos de los lobos y ninguna virtud. Sí, así es, el fallo fue aún peor al no asimilar las virtudes y desear sólo el poder.

 

Rosendo se volvió engreído y déspota; pensaba era invencible y que todos le debían pleitesía...

 

Rosendo tenía buen corazón de fondo pero no comprendía que en este mundo no todos cumplimos la misma función sino que, cada especie tiene distintos cometidos, diferentes cualidades, ocupaciones, defectos.... y esa diversidad es fundamental para enriquecer y equilibrar los sistemas, las sociedades.... si todos fuéramos lobos o todos conejos el equilibrio natural se rompería y, en consecuencia, sería un caos y la confusión reinaría en el planeta.

 

El kit de la cuestión es valorar lo que cada uno es y hace; saber que todo es importante e imprescindible para la supervivencia y darle a cada ser vivo su lugar y respeto. Reconocer la importancia del sitio que cada uno ocupa, mantener cubiertas todas las necesidades para que la dignidad de los individuos no sea avergonzada y, por ende, quieran ser lobos sólo con defectos olvidándose de las virtudes.

Dibujar Colores


home